Laura Rebollo Saldaña

Laura Rebollo Saldaña

  • ¿Porque decidiste dedicarte a ser interiorista?

La verdad es que no fue una decisión muy pensada, sino más bien encontrada con los años. Yo estudie magisterio infantil y primaria, por dos motivos muy claros: me encantan los niños y porque me encantan las manualidades y expresión artística. Justo acabar la carrera, mi marido Luis emprendió en la creación de nuestra clínica dental. Así que yo me uní al proyecto y así fue como empecé con el interiorismo amateur, diseñando desde la primera pared hasta el último detalle. Desde el principio tenia my claro que quería una clinica como se de una casa se tratara, con todo lujo de detalles de estilo francés y vintage. Una imagen corporativa con tonos azules turquesa, con una inmejorable higiene y trato hacia los pacientes cariñosa y cercana.

  • ¿La vocación de personal te viene de familia?

La verdad es que nadie de mi familia ha sido maestro/a y tampoco interiorista. Esta vocación me ha nacido de mi propio ser, sin más.

  • ¿Cuál es tu especialidad favorita en la clínica?

Para mi, lo son todos, cada espacio, cada rincón ha estado pensado, creado y materializado con mucha ilusión y tiempo. Cada espacio es como un hijo, todos distintos, pero igual de especiales

  • ¿Cómo ves tu futuro profesionalmente?

Me imagino rehabilitando casa antiguas, rurales, rústicas… que es mi especialidad. Redecorando cada semana la clínica para que nunca pierda la esencia que siempre le he querido dar, aunque no descarto en un futuro ejercer de maestra que también me apasiona

  • ¿Te gustan los deportes?

Si me encanta practicar deporte.

  • ¿Que sueles hacer en tu tiempo libre?

Ir al gimnasio, me gusta tanto hacer clases como maquinas, me encanta estar en forma

  • Y de cocina, ¿cuál es tu plato favorito?

Si me preguntas plato te diré: pasta al parmesano, si me preguntas que es lo que me gusta más: ¡el chocolate! Me apasiona el chocolate. Soy más de dulce que de salado.

  • ¿Cuál es tu película favorita?

Me encantan las películas románticas.